ANDREW BARGSTED:  «ACTUAR ES UN EJERCICIO DE EMPATÍA»

  • Egresó como actor de la Universidad de Chile el año 2015 y desde ahí su agenda no ha parado, participando en diversos proyectos en cine, teatro y televisión. Hace algunas semanas recibe una nominación doble en los Premios Caleuche 2024 por su rol protagónico en la película “Ardiente Paciencia” y como soporte en la teleserie “Como la Vida Misma”, que continúa en grabaciones, mientras reestrena en Santiago a Mil la obra “Antes que los dioses fueran hombres” y sigue en algunas salas de cine la última cinta en que participa “Penal Cordillera”.

La Cronología de Bargsted

Andrew Bargsted  (30), realiza su debut actoral el 2015 con en el cortometraje “Locas perdidas”. El año siguiente protagoniza la cinta “Nunca vas a estar solo”, dirigida por el cantante Álex Anwandter y ese mismo año participa en “Mala junta” de Claudia Huaiquimilla, interpretando en ambos papeles a jóvenes de origen humilde y maltratados por la sociedad, que parece ser una constante en la elección de sus roles.

El 2017 incursiona en la televisión en “Wena Profe”, donde alcanza popularidad y también forma parte de la serie “Ramona”. En 2018 coprotagonizó la serie “Bichos Raros”, y participó en la película “Marilyn”. Su trabajo le valió su primer premio de los Premios Caleuche, como actor revelación.

En 2019 fue parte del elenco de la película “Algunas Bestias”, donde compartió escena con actores como Alfredo Castro y Paulina García y, mientras que en 2021 participó en la cinta “Mis hermanos sueñan despiertos” e interpretó también al músico chileno Claudio Narea en la serie de televisión” Los Prisioneros”, basada en la historia del grupo musical.

El 2022 Bargsted protagoniza la película “Ardiente Paciencia”, la primera cinta original de Netflix hecha en Chile, basada en la exitosa novela homónima de Antonio Skármeta y que cuenta la historia de Mario, un joven pescador que sueña con ser poeta y convertirse en el cartero de Pablo Neruda, papel por el que hoy está nominado en los Premios Caleuche, también ese mismo año regresa al área dramática con “Hasta encontrarte. El año 2023 participa en la ópera prima del director Felipe Carmona “Penal Cordillera” y se incorpora a “Como la vida Misma” de Mega, que continúa con grabaciones hasta este año.

  • ¿Qué sientes cuando revisas todos los proyectos en que has participado?
  • Ha sido muy loco, desde la primera experiencia en el cine, se ha venido un proyecto tras otro, sin buscarlo, pero trabajando harto para que ello ocurra y he estado en los momentos precisos con las oportunidades que han llegado y las he tomado. Ha sido muy fructífero porque he podido trabajar con directoras y directores muy distintos de generaciones diferentes, con colegas también y uno se va alimentando de ello y es donde más se aprende. La escuela de teatro te entrega las herramientas, pero es un espacio seguro de experimentación.

    • Se aprende haciendo…

    Así es, he tenido la suerte de estar en espacios llenos de personas talentosas, una escuela maravillosa y sigo aprendiendo, hay una retroalimentación que sigue existiendo cada vez que nos encontramos donde se generan vínculos artísticos.

    • Acabas de cumplir 30 años: ¿Cuál es tu reflexión?

    Se mezcla lo profesional con lo personal, siento que los 30 me pillan en un momento más tranquilo en mi vida, también dándole menos importancia a algunas cosas que antes me importaban y dándole importancia a cosas que antes tal vez dejaba para un segundo plano.

    • ¿Qué cosas dejabas en segundo plano?

    La familia, el espacio del hogar le he tomado más relevancia, es un lugar mucho más valioso hoy, donde me siento cómodo, antes estaba más afuera, rodeado de muchos estímulos. Ahora me vuelco hacia este espacio más íntimo y al mismo tiempo atreviéndome en lo profesional a hacer cosas distintas a las que había hecho antes y que siempre había querido hacer, pero por ahí tenía ciertos prejuicios.

    • ¿Te sientes más libre?

    Sí, he descubierto que la vida es más compleja, las cosas no son blanco o negro. Todas las experiencias profesionales que he vivido me han permitido construir lo que soy ahora. Y me da cierta tranquilidad porque siento que he hecho cosas diferentes, nunca me he limitado profesionalmente en cuanto a qué temas tratar o qué personajes hacer, pero si me limitaba en el “yo”, como persona, sobre qué expresar para los demás y cómo presentarme al mundo como un artista, no sólo a través de un rol, sino que es lo que yo quiero decir como creador y creo que la moda ha sido un espacio en este último tiempo en el que me he sentido cómodo de poder expresarme más en mi propia identidad.

    • ¿Cuál es tu relación con la moda?

    Siempre me ha llamado la atención, pero no me había atrevido a expresarme a través de ella.  Antes lo asociaba a elementos que no compartía, el lujo, la diferencia social, pero me doy cuenta que la moda se trata también de libertad, de expresión, de poder expandir los límites de nuestro imaginario, del género, de la política, de la identidad, todo este lado hace más sentido y me permite querer explorar. Además, los personajes también se pueden construir desde ese lugar, uno se pone la ropa y algo sucede en el cuerpo, se modifica, se adapta a habitar a este otro cuerpo. Los zapatos, por ejemplo, para mí son esenciales, cómo se sienten, seguros, sueltos, etc. Además, existen las diferentes épocas, estos elementos habitan en el espacio de la moda.

    • ¿Te gusta el cine chileno?

    Sí. Me marcó mucho “Machuca” en su momento, recuerdo estar en el cine con mi mamá con la sala llena y el sentimiento común de todos, que estaba pasando algo importante, siendo testigos de una historia muy real y que no se había visto de esa manera fue como un descubrimiento de una vocación desde el inconsciente, porque era chico todavía.

    • ¿Siempre quisiste ser actor?

    Me gustaba escribir poemas, así que pensé en que sería escritor, estudiar literatura o luego me fui por la idea de psicología. Hasta que a los 17 me inscribí en un curso de teatro, casi terminando cuarto medio y ahí descubrí la actuación. Creo que el cambio que experimenté fue tan evidente que mis cercanos se dieron cuenta y me apoyaron cuando decidí estudiar esta carrera. De adolescente nunca algo me había movido tanto, nada era tan “power” como esa experiencia en el taller de teatro con una obra de Alexis Moreno, donde tuvimos que producir todo nosotros y ese engranaje cautivo mucho mi atención.

    • ¿Eres trabajólico y perfeccionista?

    Sí a ambas. Me gusta estar involucrado en algún proyecto, si estoy sin nada en carpeta me baja la ansiedad, también soy muy perfeccionista, es algo en lo que trabajo, porque los extremos nunca son buenos. Trabajo para ser amigo del error y la espontaneidad.

    • Si hacemos una retrospectiva de tus personajes en cine, ¿sientes que hay una especie de hilo conductor?

    No me doy tanta cuenta, quizás tiene que ver porque igual esta cruzado por uno, todos los personajes tienen una herida, incluso los cómicos, yo siempre estoy en la búsqueda de esa herida, trato de identificar de donde viene, las acciones que el personaje decide hacer, quizás por ahí existe un hilo que sin quererlo ha unido a todo esos personajes.

    • ¿Qué debe tener un personaje para que llame tu atención?

    Un buen personaje debe tener un motor, no que exista simplemente para la construcción de otras historias o por relleno. En general creo que no pasa, en chile tenemos buenos guionistas y todos los personajes aunque sean pequeños tienen su agenda, sus miedos, motivaciones. Cuando yo logro identificar de manera concreta esos lugares me llama la atención de inmediato para interpretarlo.

    • ¿Qué importancia tiene la versatilidad de tus roles?

    Para mí es muy importante. Desde la escuela siempre quise ser un actor camaleónico. Todavía lo busco. Admiro a esos actores como Gary Oldman, que a veces ni los reconoces en algunas películas. Aluciné cuando vi “Holy Motors”, una película francesa genial de un hombre que interpreta muchos personajes. Creo que justamente lo que me llevó a ser actor fue el goce que me produce jugar a ser otros, distintos a mí, mirar como otros, donde puedes visitar lugares emocionales distintos a los de uno mismo, otros límites, otros sueños y miedos, y en eso, encontrar la verdad. Al final, actuar es un ejercicio de empatía también.

    • ¿Cómo construyes el personaje?

    Se me hace más fácil cuando está más cerca de mí, siempre estoy buscando qué existe de ese personaje en mí. Para construir el rol, estoy haciendo conexiones, asociaciones, como una pequeña biografía. A veces te tocan cosas diametralmente opuestas a ti, pero finalmente es la humanidad lo que interpretamosy eso es inherente a todos.

    • Tu último personaje “Navarrete” es una capa diferente, ¿Cómo fue interpretar este rol?

    Esta película llego en un momento justo, para mi sentía mucho la necesidad de hacer un personaje así. Me gustan esos personajes oscuros.

    Navarrete es muy silencioso, se cruzaban muchos temas, con muchas capas,  fue un desafío contar todo eso con tan poco. Lo que representa ese personaje para mi es algo contingente, un testigo que recibe y absorbe la brutalidad y es un receptáculo de esta herencia que se perpetúa en otras partes de la sociedad, la división, el profundo miedo al otro, todo eso contiene a ese personaje.

    • ¿Te gusta la oscuridad?

    Me gusta interpretar la oscuridad, en general en mi vida hay mucho más luz y me alejo de ese lugar. Pero es un lugar que me produce deseo de explorar, y me encanta interpretarla, además pienso que es necesario ese retrato. Me parece importante también ser espectador de lo horrible.

    • Hoy a tus 30: ¿cuáles son los temas que te interesa para trabajar?

    Uno de los temas es sin duda la masculinidad en toda su problemática, qué significa ser hombre hoy o el legado patriarcal, ¿existe una nuevas masculinidad?

    También me interesa hablar de lo contradictorio del ser humano, los temas grises, las luces y sombras del ser humano.

    Ya no creo en la verdad absoluta, estoy ahora siempre dudando, lo que me lleva a leer, investigar, más que formular una opinión rápida sobre un tema. Estamos en un momento polarizado y necesitamos más que nunca discursos que nos hagan visualizar la vida con más matices, donde podamos incluso reconocernos en la diferencia con el otro y podamos habitar este espacio sin matarnos, por ejemplo. Esos son mis temas ahora.

    • ¿Qué se viene para este 2024?

    Mucho interés y ganas de probar cosas diferentes. Todos los artistas estamos buscando hacer cosas nuevas que no hayamos hecho antes, conectado con el goce, pasarlo bien, trabajar con el error y en eso descubrir que hay de mi ahí.