De Halston a la «Batalla de Versalles» y el homenaje a la moda americana del MET GALA


En septiembre de este año, la emblemática Gala del MET, tras ausentarse por la pandemia, regresa con un homenaje al estilo y el diseño norteamericano. Bajo el nombre: «In America: A Lexicon of Fashion». Justo el mejor momento para que Netflix lanzara esta semana el Biopic sobre Roy Halston, protagonizado por el multifacético actor Ewan McGregor, que como muchos de nosotros, no conocía la historia de este diseñador americano que revolucionó la industria, siendo el primero que vistió a famosos de la talla de Liza Minnelli, Elizabeth Taylor, Bianca Jagger o Jackie Kennedy. Las primeras filas de sus desfiles ya las quisiera cualquier diseñador actual, en una época donde el arte y la moda se unían al ritmo desenfadado de Studio 54.

Halston acostumbrado al lujo, vivía en base de papas al horno con caviar, hombres de alquiler, limusinas y montículos de cocaína en ceniceros de plata diseñados por su amiga Elsa Peretti. Estos mismos excesos y su ambición, lo llevan a perder lo más importante: su nombre, comprado por un conglomerado que seguiría fabricando sus piezas, sin el diseñador. Muere en 1990 por complicaciones al pulmón a causa del VIH.

Eleanor Lambert.Uno de los personajes claves en el éxito del diseñador fue Eleanor Lambert una publicista, conocida como la madre de la industria de la moda norteamericana, en especial de posicionar Nueva York, como una de los centros operativos del circuito fashion. Ella fue la responsable de la creación del Fashion Week, fundó el CFDA, el baile del MET y  la famosa lista internacional de los mejores vestidos, que para ella era un documento valioso en la historia humana del gusto y del estilo, que tras su muerte el 2003, quedó en manos de sus amigos de Vanity Fair.  Esta lista causó varios dolores de cabeza, alcanzando tanto poder, que Lambert fue muchas veces presionada para incluir actrices o damas de la aristocracia a cambio de jugosas sumas de dinero, a lo cual ella se negó. Sólo incluía a quienes le parecía merecían estar, creando y levantando figuras como Jackie Kennedy o Diana de Gales.

Lambert, consideraba que la moda era un arte que debía ser considerada como tal. Y si bien el arte americano tenía su lugar en el mundo, no sucedía lo mismo con los diseñadores, quienes estaban básicamente relegados a copiar lo que venía de europa, vendiendo en tiendas de departamento, sin tener una identidad propia, pese a que el talento estaba ahí.  Esta publicista pensó en estrategias para darle a la moda americana el lugar que merecía. Mientras Europa estaba sumergida en la segunda Guerra y Estados Unidos aún no, aprovechó la crisis para idear un plan de Lobby de la moda americana, uniendo fuerzas con las figuras más poderosas, la directora de Vogue de la época, Diana Vreeland, el instituto Neoyorquino de la Moda, precursor del Council of Fashion Designers of America (CFDA), que hoy preside la actual cabecilla de Vogue, Anna Wintour.  El plan era simple, emplear la lista de las mejores vestidas del viejo continente, que pronto se quedarían sin dónde comprar, creándoles una alternativa hecha en USA.

Su segunda idea, que aparece en el Biopic de Halston, cambió el escenario de la moda americana para siempre. Gerald Van Der Kemp estaba a cargo del Palacio de Versalles, le comentó en una conversación casual a Eleanor la necesidad de reunir fondos para la restauración del espacio, a lo que ella sugirió organizar una cena con un desfile de modas, reuniendo los 5 mejores diseñadores del viejo continente y los 5 mejores de Estados Unidos. El evento realizado en noviembre de 1973, conocido posteriormente como «La Batalla de Versalles», no aparece en ningún libro de historia, aunque debería.

Algunas modelos del desfile.

700 privilegiados entre los que estaban; Grace Kelly, Andy Warhol, Paloma Picasso, la Duquesa de Windsor, Jane Birkin o Elizabeth Taylor recibieron sus entradas, no estar invitado significada prácticamente que no existías en la elite social de la época. Eleanor eligió a los mejores de la escena neoyorquina, que por casualidad la mayoría eran sus clientes: Anne Klein, Oscar de la Renta, Stephen Burrows, él único que sigue vivo, Bill Blass y Roy Halston, contrató  a la escenógrafa Kay Thompson, a la cantante Liza Minnelli, que recién había recibido el Óscar por Cabaret y 42 modelos, de las cuales 10 eran afroamericanas, toda una revolución para la época. Mientras que los dueños de casa, apostaron por lo seguro, con nombres fuertes de la moda parisina: Yves Saint Laurent, Marc Bohan (a cargo de  Dior), Pierre Cardin, Emanuel Ungaro y Hubert de Givenchy, sumando a Josephine Baker, una bailarina y activista americana que encontró el éxito en Europa, tras el rechazo en su país por su color de piel, considerada la primera vedette y artista internacional.

Andy Warhol junto a Yves Saint Laurent mirando el show.

En el escenario del Théâtre Gabriel de Versalles se enfrentaron dos mundos: los franceses seguros de su lugar en la moda, montaron una presentación de 2 horas, con fondos teatrales, carruajes, princesas, una puesta en escena digna de la ópera  Mientras que los americanos, en sólo poco más de media hora, lograron encandilar al selecto público presente con diseños visionarios alejados de la perfección, reivindicando el protagonismo del prêt-à-porter, la ropa de deporte, la moda como entretenimiento y la libertad de las mujeres a elegir su propio estilo. Todo esto sumado a la potencia de Liza Minelli y la fuerza de las modelos afroamericanas que era toda una novedad para los europeos.

Esa noche Nueva York reclamó su sitio en la moda mundial:  Lo que comenzó como una simple cena para recaudar fondos, con un desfile para entretener a los asistentes, terminó convirtiéndose en lo que soñó por más de 40 años Eleanor Lambert, un trampolín para la moda norteamericana.  Desde aquel momento, Europa amplió sus horizontes y se atrevió a innovar, mientras que los diseñadores del Nuevo Mundo comenzaron a exportar sus creaciones, y las modelos afroamericanas comenzaron a ocupar un espacio en la publicidad.

Halston y Liza MInnelli entre los asistentes al evento.

Dnewmagazine Foro de Comentarios

Déjame tu comentario!